Desde que el Rey Alfonso X “El sabio” impuso la norma de que no se sirviera vino sin acompañar con algo de comida, en todos los antiguos bares españoles se estableció por costumbre que cada vez que se sirviera un vino, el vaso debería ser tapado por una rebanada de pan y algo de comida. A partir de este momento las tapas se ponen de moda en todo el reino de España. La verdad es que ésta historia a pasado de boca en boca a través de las generaciones.

No existe un relato escrito y cierto acerca del origen de las tapas como tal. Algunos dicen que su consolidación como tapas se debió a los momentos después de la guerra civil en España, donde comer pocas veces poco era más económico y sostenible que comer unas buenas raciones de desayuno, almuerzo y cena. La pobreza que asoló el país en estos momentos hizo que las tapas fueran el consuelo del hambre en muchas de las regiones. Llenar el estomago de vez en cuando se convirtió en una costumbre en los bares, que generosos con la población comenzaron a ofrecer tapas grátis con las bebidas.

¿Como eran las tapas?

Las tapas empiezan siendo una rebanada de pan y una rodaja de embutido. La única función era la de acompañar al vino. En estos momentos los embutidos estrella eran el jamón, la cecina, el chorizo y el queso. Nada complicado, pero genial ocurrencia.

Tras la genial idea de las tapas, surgió la competencia entre los mesoneros españoles. La lucha por ofrecer la tapa mas original y llamativa originó discrepancia e incluso enfrentamientos entre los patrones. Copiar no era bien visto. Algo que comenzó siendo un detalle se convirtió en una ventaja competitiva.

¡Curioso!

 Tapa de pan de hogaza y cecina. En este caso es de cecina de León.

 

Las tapas de Alfonso XIII

Este rey desconocía de la existencia de las tapas y su experiencia con éstas fue un tanto diferente. Cuando este Rey se dirigía a Cádiz, a mitad del camino realizó una parada para tomar un tiempo de descanso en Ventorillo del chato.

En este lugar tenían la costumbre de tapar los vasos de vino con una rebanada de pan (Las tapas) y algo de embutido para evitar que la arena que venía el viento entrara en contacto con el vino. Al rey le llamó la atención esta medida y empatizó con dicha costumbre. Al poco tiempo todos sus súbditos que le acompañaban acostumbraron a pedir el vaso de vino con la famosa tapa. A partir de este momento a modo de influencers, esta moda de la tapa fue invadiendo los mesones de toda España.

Las tapas de los Reyes Católicos

Durante el reinado de los Reyes Catolicos, también había tapas en España. Se dice que estos reyes también utilizaron la medida de tapar las bebidas pero en este caso por medidas de seguridad. Se habla que en estos tiempos, a la salida de las tabernas, los carreteros protagonizaban accidentes a causa del alcohol.

Cada vez que los carreteros dirigían los carros a caballo embriagados a causa del vino, se sembraba el peligro en las calles. Ante el aumento de la siniestralidad, los reyes tuvieron un método peculiar para tratar de resolver esta situación. Se propuso la opción de servir los vinos tapados por un plato con algo de comida.

Ésta medida era entendida como una manera de prevenir los embriagos de los conductores de carros. Se creía que la comida disminuía los efectos del alcohol. Esto es cierto hasta cierto punto, ya que de nada servía si los carreteros bebían sin control.

Las tapas en la actualidad

En la actualidad, las tapas son algo más que pedazos de comida. Las tapas son un símbolo cultural que identifica a los bares españoles. Las tapas son conocidas en cualquier parte del mundo. Los cocineros investigan y desarrollan combinaciones de colores, sabores y texturas hasta un nivel de ingeniería culinaria. Las tapas son ya una obra de arte donde los artistas “cocineros” consiguen despertar las emociones y los sentimientos de los clientes.

Tapas y ocio

Salir de tapas es una de las costumbres más preferidas de los españoles. Lo que antiguamente era visto como un apoyo o complemento de la bebida, en la actualidad se ha convertido en una forma de ocio. Las personas salen a la calle en busca de los mejores bares, con el fin de probar sus elaboraciones y después comparar.

Este ocio es atractivo no solo para los adultos, también los jóvenes son protagonistas de este tipo de diversión. Sea verano o invierno, cualquier excusa es buena para ir de tapas.

Diferencia entre tapas y pinchos

Ambas palabras parecen ser sinónimos. Lo cierto es que nada lo son. El pincho es originario del País Vasco, región del norte de España, tierra muy conocida por tener una de las mejores gastronomías del mundo. En esta región han surgido cocineros como Martín Berasategui que posee ocho estrellas michelín, Arzak, Ferrán adriá, Arguiñano, entre otros.

Estos cocineros tienen bien clara la diferencia que existe entre pincho y tapa. “El pintxo” como se dice en el País Vasco, es un aperitivo que consiste en la combinación de varios alimentos, todos ellos unidos mediante un palillo. El pintxo tiene un requisito indispensable, que el pincho se tiene que poder comer de un bocado y con una mano. La tapa en contrario, puede ser servida libremente y no atiende a este tipo de norma.

 

 

Las tapas de Alfonso XIII

Este rey desconocía de la existencia de las tapas y su experiencia con éstas fue un tanto diferente. Cuando este Rey se dirigía a Cádiz, a mitad del camino realizó una parada para tomar un tiempo de descanso en Ventorillo del chato.

En este lugar tenían la costumbre de tapar los vasos de vino con una rebanada de pan (Las tapas) y algo de embutido para evitar que la arena que venía el viento entrara en contacto con el vino. Al rey le llamó la atención esta medida y empatizó con dicha costumbre. Al poco tiempo todos sus súbditos que le acompañaban acostumbraron a pedir el vaso de vino con la famosa tapa. A partir de este momento a modo de influencers, esta moda de la tapa fue invadiendo los mesones de toda España.

Las tapas de los Reyes Católicos

Durante el reinado de los Reyes Catolicos, también había tapas en España. Se dice que estos reyes también utilizaron la medida de tapar las bebidas pero en este caso por medidas de seguridad. Se habla que en estos tiempos, a la salida de las tabernas, los carreteros protagonizaban accidentes a causa del alcohol.

Cada vez que los carreteros dirigían los carros a caballo embriagados a causa del vino, se sembraba el peligro en las calles. Ante el aumento de la siniestralidad, los reyes tuvieron un método peculiar para tratar de resolver esta situación. Se propuso la opción de servir los vinos tapados por un plato con algo de comida.

Ésta medida era entendida como una manera de prevenir los embriagos de los conductores de carros. Se creía que la comida disminuía los efectos del alcohol. Esto es cierto hasta cierto punto, ya que de nada servía si los carreteros bebían sin control.

Las tapas en la actualidad

En la actualidad, las tapas son algo más que pedazos de comida. Las tapas son un símbolo cultural que identifica a los bares españoles. Las tapas son conocidas en cualquier parte del mundo. Los cocineros investigan y desarrollan combinaciones de colores, sabores y texturas hasta un nivel de ingeniería culinaria. Las tapas son ya una obra de arte donde los artistas “cocineros” consiguen despertar las emociones y los sentimientos de los clientes.

Tapas y ocio

Salir de tapas es una de las costumbres más preferidas de los españoles. Lo que antiguamente era visto como un apoyo o complemento de la bebida, en la actualidad se ha convertido en una forma de ocio. Las personas salen a la calle en busca de los mejores bares, con el fin de probar sus elaboraciones y después comparar.

Este ocio es atractivo no solo para los adultos, también los jóvenes son protagonistas de este tipo de diversión. Sea verano o invierno, cualquier excusa es buena para ir de tapas.

Diferencia entre tapas y pinchos

Ambas palabras parecen ser sinónimos. Lo cierto es que nada lo son. El pincho es originario del País Vasco, región del norte de España, tierra muy conocida por tener una de las mejores gastronomías del mundo. En esta región han surgido cocineros como Martín Berasategui que posee ocho estrellas michelín, Arzak, Ferrán adriá, Arguiñano, entre otros.

Estos cocineros tienen bien clara la diferencia que existe entre pincho y tapa. “El pintxo” como se dice en el País Vasco, es un aperitivo que consiste en la combinación de varios alimentos, todos ellos unidos mediante un palillo. El pintxo tiene un requisito indispensable, que el pincho se tiene que poder comer de un bocado y con una mano. La tapa en contrario, puede ser servida libremente y no atiende a este tipo de norma.

 

 

¿Satisfecho? ¿O quieres más?

Echa un vistazo a estas tapas, ¡Pulsa sobre la imagen!