¿Quién no recuerda este plato en su infancia?

Sin duda es un atractivo manjar. Tradicional, fácil de hacer, y con sabor a antiguo. Recordarás tus momentos de niño cuando esperabas ansioso a que tu madre te dijera, ¡los filetes rusos están listos!, padre, abuela, abuelo, terminaran son los líderes a la hora de cocinar estos suculentos y apetitivos filetes rusos de carne picada.

Recuerdo inborrable

Es muy extraño que los encuentres en bares, pero sin duda es una apuesta que nunca falla. En Salamanca en las Tres GGG, puedes comerte unos filetes rusos como tapa, con una caña por 2,20€

Ingredientes para elaborar los mejores filetes rusos

Esta receta tiene un valor especial por su procedencia. Es un secreto revelado de la madre de uno de los cocineros que trabajan en colaboración para Tapas y Tapas. Posiblemente encontrarás recetas diferentes, pero a nosotros el resultado de ésta nos ha sorprendido en especial.

Pasos para elaborar nuestra tapa de filetes rusos

Antes de nada, elige una carne adecuada de vaca. Dirígete a tu carnicería de confianza y pide que la pique dos veces.

  1. Corta media cebolla y una zanahoria en trozos muy pequeños (brunoise) y reserva.
  2. Hazte con un recipiente de cristal ovalado lo suficientemente grande para mover cómodamente. Mezcla la carne junto con la sal, dos huevos, un poco de aceite de oliva, una pizca de pimienta blanca, una pizca de jengibre, la cebolla y la zanahoria picada y remueve todo muy bien.
  3. Deja la mezcla en el frigorífico durante unas horas para que la carne macere. Lo ideal sería dejarla de un día para otro.
  4. Para empanar los filetes rusos, pon tres platos hondos en la mesa, uno con harina, otro con huevo batido y otro con pan rallado. Haz bolas y pasa primero por harina, después por huevo y por último en el pan rallado.
  5. Fríe los filetes rusos con aceite de oliva a una temperatura media. Después de freír puedes darles un golpe de horno para que queden cocinados en el interior. Es mejor que a la hora de rebozar los filetes, los dejes mas gruesos y después pases por el horno.

Una vez los tengas, puedes servirlos solos, o con nuestra salsa de tomate casera por encima. Para ver como elaborarla, click aquí.

¡Delicioso!