¿Te suena esta tapa? Claro que sí… Es una de las tapas más famosas en los bares Españoles. Los huevos rotos son todo un clásico de la cocina Española. Es una auténtica delicia poder disfrutar una tapa como esta un día de sol en la terrazita, con una buena cerveza bien fresquita. ¿Verdad que sí?

La tapa de huevos rotos es una tapa sencilla, simple y muy económica. Pero cuidado, a pesar de estar deliciosa no puedes abusar mucho, los huevos rotos tienen un alto contenido en grasas y abusar de ellos hará que te suba el colesterol por las nubes. ¡También hay que cuidarse!

Pero bueno, un homenaje de vez en cuando no viene mal, y te aseguro que es todo un escenario en la barra. Lo más importante de esta tapa es que el huevo esté recién frito y con la yema en su punto. La armonía del huevo con la patata harán de esta un autentico concierto de placer.

 

 

¿Huevos rotos o sin romper?

El nombre de esta tapa viene de romper los huevos y remover con la patata, pero lo más habitual es que te encuentres la patata por debajo y los huevos por encima enteros. Si vas a cocinarla en casa, te recomendamos que los sirvas sin romper, la presencia es mucho mejor y conseguirás el máximo sabor de la yema.

¿Patata frita o pochada?

Claramente pochada. No es que haya una regla o una receta exacta, pero unos verdaderos huevos rotos se hacen con una buena patata pochada (Patata panadera).

 

Ingredientes para elaborar nuestra tapa de huevos rotos

  • Huevos
  • Patatas
  • Cebolla
  • Ajo
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimentón dulce
  • Pimentón picante

Elaborar unos huevos rotos es de lo más simple, mira:

  1. Pela y corta las patatas en juliana como si fueras a cocinar tortilla de patata.
  2. Corta cebolla en juliana. (Las proporciones son; por cada 5 patatas grandes media cebolla)
  3. Pon en una cazuela para freír abundante aceite y un ajo cortado muy menudito.
  4. Cuando el aceite adquiera temperatura y el ajo empiece a bailar añade las patatas y la cebolla. Pon una pizca de sal y fríe a fuego fuerte por unos minutos. Después reduce el fuego y deja pochando a fuego lento durante 45 minutos. (Controla el fuego). Cuando las tengas listas, retira del fuego y separa bien el aceite. A estas patatas, cocinadas de esta forma, se las suele llamar patatas panadera.
  5. Fríe tantos huevos como prefieras.
  6. Presenta la tapa. Para ello pon en un plato pequeño primero la patata pochada (Patata panadera), seguido los huevos que quieras, añade sal, pimentón dulce,un poquito de pimentón picante y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

¡Huevos rotos listos!