Este clásico español lidera sin lugar a duda la barra de cualquier bar. Todos lo propietarios coinciden en que una barra de un bar español no es una buena barra si no tiene una buena tortilla de patata. Y tapas y tapas así lo confirma, hoy en día es el aperitivo mas deseado a media mañana, puede ser acompañado tanto de café, refresco o cerveza. Es un aperitivo saludable si se cocina con aceite de oliva virgen extra, aunque no es bueno consumir en exceso, ya que tiene un alto contenido en grasas que sumado a los hidratos de carbono de la patata, supone un mal aliado a aquellas personas que quieran cuidarse. Existe una revolución tabernera por el afán en innovar con la tortilla española, creando la denominada tortilla rellena, que no es otra cosa que introducir ingredientes ya sean vegetales, jamon, queso, etc.

No puede faltar en una barra de un bar español.

Su precio en los bares es relativamente económico, desde 1€ el pincho a 2,5€ la ración.

 

INGREDIENTES:

  • Patatas
  • Cebolla
  • Huevos
  • Sal
  • Ajo
  • Aceite de oliva virgen

ELABORACIÓN:

Primero pela las patatas y córtalas en rodajas finas (corte vichy), a continuación pela un diente de ajo y trocéalo en trozos muy muy pequeños. Pela y corta la cebolla en brunoise, solo un poco de cebolla bastará, el objetivo es darle un poco de jugosidad pero sin que apenas aporte sabor.

Una vez tenemos todos los ingredientes preparados, ponemos en una sartén grande abundante aceite de oliva virgen, el ajo picado, un poquito de cebolla y una pizca de sal. Esperamos a que este bien caído y añadimos las patatas cortadas en vichy, dejamos que se cocine a fuego lento durante una hora, moviendo de vez en cuando pero con cuidado de no romper la patata y sobre todo vigilando que no se nos pegue en la base de la sartén, es un sabor muy desagradable para nuestra tortilla si se crea la típica base negra, por eso te recomendamos que uses temperaturas muy bajas aunque demore mas tiempo.

Tras esperar una hora mas o menos, o cuando veamos que nuestra patata esta blanda y deliciosa, la escurrimos de su aceite y la dejamos enfriar, ojo! truco importante (podrás ver por qué en la sección de trucos de tapas y tapas).

Ahora viene la parte complicada, y en la que hay mucha diferencia de opiniones, y es; la mezcla de la patata y el huevo. Nosotros recomendamos que uses la paleta de freír huevos para medir. Nuestras medidas serán para una tortilla normal:

Para 3 paletas de patata, 6 huevos.

Ahora ponemos una sartén antiadherente al fuego, con aceite de oliva virgen y un poco de mantequilla. Ponemos fuego fuerte y echamos la mezcla. Mueve la sartén con la mano por el mango a modo de golpes para que la tortilla resbale por la sartén, seguidamente dejamos reposar y cuando empiece a cuajar y regulando el fuego para que no se nos queme, esperamos a que obtenga el punto óptimo para darle la vuelta con la ayuda de un plato. Ten paciencia en esta técnica y procura no quemarte. Mantenemos unos minutos y sacamos del fuego al plato, no te preocupes si la ves un poco cruda, el calor residual que hemos utilizado en la cocción continuara haciendo su trabajo y nos quedará en su punto perfecto, por lo que cuenta con dejarla por debajo del punto que te gustaría obtener como resultado

¡Tortilla de patata!